Historia de los Bocadillos

El rey de España, Alfonso X "El Sabio",  dio origen a los llamados canapés,  bocadillos o tapas ya que dispuso que en los mesones solamente se ofreciera vino acompañado de alguna comida o bocadillo.

En aquellos tiempos consistían  en una loncha de jamón o en rodajas de chorizo o de otro embutido y, a veces, era sustituido por un pedazo de queso que se conocen como tapas ya que cuenta la historia que la copa de vino se tapaba  para que no se llenara de polvo la bebida.

Un clásico de la cocina fría es la elaboración de bocadillos, tapas o canapés. Los canapés o bocadillos son utilizados como tentempiés para reuniones, cócteles o tan solo como un bocadillo que entretenga a los comensales y se sirven fríos o a la temperatura ambiente

Clásicamente la palabra canapé tiene su origen en un vocablo francés, que significa algo parecido al de una cama o sofá, por lo que se le denomina canapé a cualquier presentación de mini platillo que lleve una base depan, mismo que puede ser blanco, centeno, negro, integral, multigrano  o cualquiera que se prefiera aunque a veces también se pueden tener bases de masas preparadas como el hojaldre, la masa quebrada, la pasta phyllo, la masa para tartaleta y la pasta choux entre otros.
Las tendencias que actualmente se están dando, han propiciado que las bases de pan o pastas de masa sean sustituidas por frutas, verduras o hasta texturas gelatinosas o liquidas. Como regla general la porción de un canapé no debe ser mayor  a la de un bocado, esto es, que no tome más de una mordida su degustación.De ahí toman el nombre de bocadillos.
Lo que es importante en todo caso es que estos platillos deben de estar en una presentación y en un tamaño seguido por reglas de protocolo y de servicio para su fácil degustación. Muchas veces se utilizan utensilios como capacillos o algún tipo de loza para presentar los canapés.

Formulario de búsqueda